lunes, 12 de diciembre de 2011

Gracias, Pizurica


En estos días se murió Horacio Pizurica, un jugador de Atlanta que no vi jugar y que si llegué a ver, no lo tengo en claro. No fue mi ídolo y tampoco su figura se inmiscuye entre la galería de colección de futbolistas del club. Pizurica no era crack ni emblema ni ganó títulos. Y para mí, ni siquiera era Pizurica. Mi abuelo, el papá de mi mamá, era hincha de San Lorenzo y recalcaba ese apellido como fetiche para cargarnos a mi hermano y a mí; Muchas veces peleado con la dicción, Miguelito lo había internalizado como Piturica; t por z. El embrollo de lengua nos causaba gracia a la vez que le concedía a Pizurica, nuestro Piturica, una impronta especial.
Mi papá nos repetía como una letanía nombres gloriosos con los cuales golpearnos el pecho por ser de Atlanta. Sin embargo, el jugador de mi infancia (supongo que el de mi hermano también) es Pizurica.
Tenía 56 años, murió joven; hablo de Pizurica. El otro, Piturica, no se muere nunca más.

***

Cuando le conté a mi papá sobre la muerte de Pizurica noté en él cierta tristeza. Y me detalló una historia que conocía en pedazitos. Me dijo: “ese banderín que tenés firmado por los jugadores me lo consiguió Carlitos, que trabajaba conmigo; Carlitos era muy amigo de Pizurica”.
El defensor alto, de rulos, no es el jugador bandera de Atlanta. Acaso mi jugador de la infancia es mi jugador banderín.

6 comentarios:

Negro dijo...

Buenisimo, y me recuerdo de Pizurica es igual al tuyo.

Anónimo dijo...

Muy muy lindo lo que escribiste

Freddy dijo...

Pizurica jugando para Atlético Tucumán convirtió le un gol a San Martín el 24 de Setiembre de 1984, que por su definición y posterior declaración a los medios explicando la jugada quedará en la memoria de todo aquel DECANO de alma que haya sentido los colores albicelestes por aquella época. Es una inmensa tristeza para el hincha DECANO cnocer esta noticia. Que descanse en paz nuestro eterno y glorioso PIZU.

marce / lechu dijo...

No conocía esa historia, Freddy.
Hay dos hinchadas, entonces, que levantan la copa en honor a Pizu.

Anónimo dijo...

Uhhh, me entere hace 5 min que fallecio, un garronazo. Fue mi entrenador cuando era pibe, como a los 15, alla por la canchica de Sanchez de Bustamante y La Via. Lo mas loco es que hace un mes soñe con el.

Buen entrenador. Maliiisimo che..

Muy buen escrito!

Saludos

fedekotlar dijo...

Recién veo esta gloriosa entrada. Yo estuve en la cancha un día que Pizurica rompió la red en un penal, cuando empatamos 4-4 con Alvarado de Mar del Plata en el Nacional 79 después de ir perdiendo 3-0. Después, ya cuando era pasante en Clarín, coincidí en una cena con él y Bochini. No hace falta que te diga en quién estaba yo más interesado.