lunes, 8 de junio de 2009

Semejanzas


Esta es una parte de la historia de una mujer que se confundía Flamengo con flamenco. De alguien que por esa estrechísima disonancia lingüística llegó a creer que había gente que se había vuelto loca y alentaba con pasión el accionar de un ave.
Se sabía que la doña no estaba en sus cabales. De ahí que nadie se tomara la molestia de hacerle aclaraciones sobre el asunto. Atentos a la insensatez, los “normales” suelen mirar a los locos desde lejos. Y a veces, por consejo popular, les siguen la corriente. Ante ese abismo social, es el destino el que se encarga de acercar los pequeños mundos.

Un día la vida puso a esta señora de frente al amor. Un amor que resultó más hijo de la paradoja que de genuinos sentimientos. Casualmente, el hombre con el que se casó era hincha del Flamengo. Pero la señora nunca llegó a salir de su confusión. Pocos días después de pasar por el altar, el viejito se murió. Cosa de la providencia… fue por la gripe aviar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me pasa y me pasó varias veces de dudar en como se dice, tanto el nombre del club como el nombre del plumifero...
Flamengo o Flamenco ???
Me siento 100% identificado con la señora de tu historia.
Abrazo y felicitaciones!!!

The Mapache

Anónimo dijo...

jajaja. brillante

G dijo...

Comentario feministas: Yo tambien me siento muy identificado con la mujer de tu historia... de chiquito siempre me complico Flamengo o flamenco... es mas, siempre terminaba diciendolo con una G fuerte, para que pase desapercibido el error!

Muy buen blog viejo! Segui asi!

Gabi Z.

G dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marce / lechu dijo...

gabi, tu imagen de osito cariñoso se corresponde con tu tierno comentario.
abrazo

Carla dijo...

Me encantó la historia!!!! Prontito te haré el aporte de una fotito del Cristo in vivo... Cidade maravilhosa!!

T.E.E

Germán dijo...

excelente historia, excelentemente escrita, excelente foto. Este blog va a llegar muy lejos.